CEBADA

Respecto a la cebada, las variedades que se trabajan con más asiduidad son las variedades malteras.   Cebadas que deben cumplir unos parámetros respecto a la capacidad germinativa,  humedad, pureza varietal, calibre, etc.   Son cebadas que exigen unas condiciones de almacenamiento muy especiales: evitar el uso del apilador al amontonar, forzar la entrada de aire en el almacén, ...

Dado que se dispone de aparatos para medir la humedad, la proteína y el peso específico de cada grano, el almacenaje, aparte de por variedades, se realiza en función de los parámetros que proporcionen estos aparatos, siempre dentro de las posibilidades.